Empresas Familiares: Ha llegado la hora de la sucesión

Empresas Familiares: Ha llegado la hora de la sucesión

Las empresas familiares tienen que enfrentarse a retos cada vez más complejos a medida que crecen, por lo general, uno de los momentos más temidos se presenta cuando llega la hora de decir adiós a esa persona que durante mucho tiempo fue el eje de la organización, ese cambio, definitivamente impacta directamente en el destino de la familia y de los colaboradores; sin embargo, es posible lograr que este periodo de transición se desarrolle con relativa facilidad si se cuenta con un sólido plan de sucesión, así se dará continuidad al liderazgo interno, lo cual se traduce en estabilidad y permanencia.

Para muchos empresarios, el principal obstáculo a vencer se relaciona con el futuro de la empresa, en otras palabras, la duda central es: tras mi retiro ¿Qué pasará con la empresa?; por eso debe tener claro que la implicación de dejar ese legado de dedicación y trabajo tenaz bien encaminado a un digno sucesor, requiere de tiempo, hay que evitar a toda costa dejar que la improvisación tome las riendas; aquí la clave es la anticipación, la decisión no se debe dilatar y ha de gestarse en un ambiente de confianza.

Con esa base, se pasa al proceso de planificación donde se prepara a todos sin miedo a perder el control; fomentar e impulsar el cambio ayudará a identificar a aquellos colaboradores más propicios para ser coparticipes del proceso, ya que al compartir información del plan de sucesión se elimina ambigüedades y se reducen las probabilidades de fracasar.

Así se puede dar paso a la etapa de preparar al sucesor para que conozca cada aspecto del negocio, desde la base hasta la punta, eso significa, que el siguiente en la cadena de mando debe saber cómo funciona la organización en su totalidad, conocer los procesos, sistemas, procedimientos y lógicamente tener buenas relaciones con el personal que colabora dentro de la empresa.

 

Crear un concejo familiar puede facilitar el proceso siempre y cuando se promueva la selección del sucesor centrándose en su capacidad; aunque no existen recetas 100% infalibles, debido en gran medida a que cada empresa es un mundo por si misma, si se implementan estrategias como las antes señaladas y se adaptan a la realidad de la organización, se dará paso a un trabajo conjunto donde la familia, los miembros del negocio y sus dueños buscarán los mismos objetivos y así crearán su propia receta para el éxito.

Entradas Relacionadas